Dar y Recibir - Adam Grant | Audiolibro (resumen) en español

¡Espero que te sea de provecho! Si lo fue, compartílo con esa persona que sabés que lo necesita. Buscame en Instagram para más contenido: Gabriel Bertagnolli | Linktree Introducción En Silicon Valley, una soleada tarde de domingo, dos padres orgullosos charlaban en la banda de un campo de fútbol. El más alto de los dos era Danny Shader, un emprendedor empedernido que había trabajado con Netscape, Motorola y Amazon. Le encantaba crear empresas y estaba en pleno lanzamiento de su cuarta iniciativa. Shader había conectado de inmediato con el otro padre, David Hornik, que se ganaba la vida invirtiendo en empresas. Durante el descanso, Shader se volvió hacia Hornik y le dijo: “Tengo algo entre manos, ¿te gustaría que te hiciese una presentación?”. El interés era mutuo. Shader era un emprendedor de primer orden al que le había tocado el gordo no solo una vez, sino dos. En 1999, Amazon adquirió su primera empresa, Accept.com, por 175 millones de dólares. En 2007, Good Technology, la compañía que fundó después, fue adquirida por Motorola por 500 millones de dólares. Dado el historial de Shader, Hornik estaba impaciente por saber qué tenía ahora en mente. Unos días después del partido, Shader acudió a la oficina de Hornik para presentarle su nueva idea. Prácticamente, una cuarta parte de los ciudadanos norteamericanos tiene problemas para realizar compras online por no disponer de cuenta bancaria o tarjeta de crédito, y Shader proponía una solución innovadora al problema. Hornik quería invertir en la compañía de Shader y comprendió que la mejor manera de conseguir la inversión era imponer una fecha límite para que este decidiera con qué inversor deseaba asociarse. Pero Hornik no le impuso ninguna fecha. De hecho, podría casi decirse que invitó a Shader a vender su oferta a otros inversores. Hornik era de la creencia de que los emprendedores necesitan tiempo para valorar sus opciones, de manera que, por una cuestión de principios, se negó a presentarle una oferta explosiva. Unas semanas después, sonaba el teléfono de Hornik. Era Shader, que le llamaba para anunciarle su decisión. “Lo siento —dijo Shader—, pero voy a firmar por otro inversor”. Fue precisamente el espíritu de generosidad de Hornik lo que desbarató su causa. Shader temía que Hornik dedicara más tiempo a animarlo que a desafiarlo. El otro inversor tenía reputación de ser un asesor brillante que cuestionaba y forzaba al máximo a los emprendedores. Cuando llamó a Hornik, Shader le explicó lo siguiente: “El corazón me decía que firmase contigo, pero la cabeza me dijo que lo hiciera con ellos. Decidí hacerle caso a la cabeza y no al corazón”. Hornik se quedó destrozado y empezó a cuestionarse su propia postura: “¿Soy de verdad genial? De haber aplicado más presión para que me firmara los términos y condiciones, tal vez se habría quedado conmigo. Llevo una década construyéndome una reputación para que esto no pasara. ¿Por qué ha ocurrido entonces?”. David Hornik aprendió la lección a las duras: los buenos chicos acaban últimos. ¿O no?

Om Podcasten

Un podcast para emprendedores y autodidactas. Con contenido de alto valor sobre marketing, ventas y negocios para quienes buscan avanzar en sus empresas a través de internet, expandir sus negocios y ser libres financieramente. Conducido por un joven apasionado del emprendimiento y la tecnología. Founder & CEO de Evox, Agencia de Marketing Digital.